Buscar

elmenjunje

Haciendo un guiño a todo.

Categoría

Historia

Un suizo combatiendo en la Guerra contra el Paraguay

Ulrich Lopacher nació en Trogem (Suiza) abandona su país por un incidente policial, a consecuencia de la vicisitudes del alcohol, entra en riñas con un policia y temeroso huye. Poco después Lopacher dió con sus ilusiones en Marsella. Alli cayó en las redes pecaminosas de agentes del gobierno Argentino que reclutaban ingenuos – so capa de colonos -. Firmado el contrato, abordó el navío y zarpo con la ilusión de labrar tierra americana.

Al llegar se enteró entonces que el Río de la Plata ardia en guerra y no solo no le dieron tierra que labrar, sino que le trataron como a una bestia. Los ochenta “colonos” que lo acompañaban, sin que tuviesen ninguna vela en el entierro fueron, enrolados en la llamada “Legion Militar” del ejercito Argentino.

En esta maraña de engaños, guerra y conspiraciones se encuentra Ulrich Lopacher y desde ahi, inicia su relato sobre la “Gran Guerra de la Triple Alianza” contra Paraguay.

En sus afirmaciones con respecto al Mariscal Lopez, repite la infamante propaganda enemiga contra él. Esa propaganda que funcionaba como motivación poderosa en las tropas, estrategía que motivaba  como arma psicologica en la moral y animo de los soldados.

Se opinaba que López, debía sufrir de “megalomanía” habiendo osado , con un ejército de apenas 15.000 hombres, oponerse a 80.000; y que tuviera además la intención de hacerse rey o emperador de un gran imperio guaranítico,  que ya se estaría construyendo en su capital, Asunción, un palacio  correspondiente a tal dignidad. Se contaba que su padre Don Carlos Antonio Lopez, al morir en 1862, se le dejo el país en herencia, un país que en cuanto a comercio, comunicación, justicia e instrucción estaba sin deudas, con un tesoro de muchos millones y en condiciones florecientes. Condiciones que su hijo por inviscuirse en relaciones internas del Uruguay comprometia irresponsablemente.

La “Legion Militar” compuesta por los 80 “colonos” traidos hasta America bajo engaños y que ya tenía más hombres en esta condición, pagaba un sueldo mensual de cinco patacones, equivalentes a unos 5 reales de la época aproximadamente, a sus “mercenarios”

Decía Ulrich, “Para nosotros, los gringos en servicio militar argentino, no había ni derechos ni justicia. Fuimos entregados al capricho y a las malas ganas de nuestros superiores que podían a su antojo desenvainar sus afilados sables para las heridas, mutilaciones y la muerte  para luego  decir -Un gringo menos-.”

Cuenta además que las luchas contra el Paraguay era un baño de sangre pues, “Un Paraguayo nunca se rendía, no daba y no pedía perdón”. Eran virtuosos en la ejecución de el degüello y se servían para ello del llamado “faggon” un largo cuchillo en forma de sable.

La lucha del Paraguay fue incanzable, no se rendía, salvo cuando vieron a su líder, El Mariscal López reaccionar ante la inminente derrota con ciertos aires de locura. Se dice que López dío un nombre despectivo a los brasileros, ” kaí camba” que representaba a monos negros y mando hacer dibujos de brasileros en forma de monos. Si alguien era preguntado sobre estos dibujos y daba la respuesta de que representaban a brasileros era ejecutado, si decía que eran “monos” se salvaba. Se decía también que en busca de culpables y traidores López extermino a su familia, mando torturar y fusilar a sus hermanos, a uno de ellos mando untar con miel de abeja, coserlo con cuero de vaca y echárselo a las hormigas.

De los 80 “colonizadores” puestos al servicio militar de argentina como esclavos, solo 5 sobrevivieron al final de la Guerra Grande. La gran mayoría fue muerta en combate o victima de las fuertes torturas a las que eran sometidos por sus superiores.

Ulrich logró escapar al chaco paraguayo para luego el 31 de octubre de 1871 pisar suelo brasilero y lograr su salvación huyendo a su país natal. Murió, octogenario, en el Asilo de Ancianos de esa ciudad en 1930.

Anuncios

Testimonio de un Presidente. Manuel Gondra

Maestro de ideas y conceptos, Profesor de Literatura y Geografia  en el Colegio Nacional de la Capital. Dice Arturo Bray en su “Hombres y Epocas del Paraguay”  – Oir hablar a Gondra es una fiesta del espíritu y un regocijo del alma, poseía el arte difícil y amable de no mostrar suficiencia y enpaque doctoral en su conversación. Elegante y sobrio en el ademán, su conversación produce encanto y alivio, por la serena discreción y el sosegado juicio que expresa en sus ideas.  –  De sólida y múltiple cultura su erudición era vastísima. Dícese que una de sus pasiones era hurgar en archivos y bibliotecas en busca de la belleza y la verdad. Fue sin duda el paraguayo más instruido de su tiempo. 

Era  asimismo un erudito del idioma guaraní, esa lengua armoniosa que se constituyó en factor fundamental de nuestra unidad y existencia como nación. Estudiaba al pueblo paraguayo en todos los aspectos, geografico, político, social, etc.  Tanto que en una de sus conclusiones decía;

“El pueblo paraguayo es, ante todo, nivelador; no siente más que la pasión de la igualdad. Para ser su elegido, hay que identificarse con sus masas más humildes y borrar a sus ojos la distancia que separa al jefe del soldado”

La personalidad de Gondra sobrepasó pronto los límites de su patria y en 1905 se erigió en Ministro plenipotenciario de Río de Janeiro cargo que mantuvo hasta el año 1908. En junio de 1917 realiza su segunda incursión en la diplomacia al designárselo enviado extraordinario y Ministro Plenipotenciario acreditado ante los gobiernos de Estados Unidos y México. Regresa al país en  1920. En 1923  en la V Conferencia Panamericana con sede en Santiago de Chile manifiesta su intención de la creación de un instrumento jurídico destinado a eliminar del Continente Americano los peligros de guerra y apoya su proyecto con un recordado discurso;

“En un conflicto entre Estados, puede el débil ser el justo; puede ser el fuerte. Pero la injusticia está limitada por su propia impotencia, al paso que la del otro, puede pretender llegar hasta donde llegue su fuerza; por eso, no pudiendo hacer que el justo sea siempre fuerte, nos hemos empeñado porque el fuerte sea siempre justo”

La única equivocación de Gondra fue la de haber incursionado en la Política, esa devoradora de hombres, de ideales y de reputaciones que desvió a este señor de las letras hacia el atajo de la política. Sí, porque Gondra como político resulto una desilusión y un fracaso. Según Arturo Bray, – ni siquiera fue artífice de su propia identidad política se la hicieron sus amigos – No obstante, Manuel Gondra fué el unico paraguayo llevado dos veces a la Presidencia de la República por el voto genuino de sus conciudadanos; mas en ambas ocasiones su intervención como mandatario fue breve, en 1910 su presidencia duro 153 dias y en 1920 algo más de catorce meses. De aquí el dicho popular “ta guapy sapuaitemi, he´i Gondra” (Me siento un ratito, Dice Gondra). Su derrocamiento se produjo por militares y politicos desleales mediante la anarquia militar.

Manuel Gondra vivió y murió pobre de solemnidad en la lejanía a leguas de Asunción sin fúnebres ni honras oficiales sino como lo deseaba; acompañado de la muchedumbre paraguaya. En 1927 es sepultado en la serena paz de la campaña paraguaya. A cielo abierto y en contacto con la tierra que estudió, reconoció, gobernó y tanto amo.

Testimonio de un Presidente. Eligio Ayala

"Mucho he tenido que olvidar y desaprender. Tuve que olvidar los prejuicios políticos las pasioncillas pequeñas que enturbiaban la serenidad de mi alma y empañaban la claridad de mi juicio." 

El 04 de Diciembre de 1879 nace en Mbuyapey, siendo uno de dos hermanos gemelos. Sus primeros aprendizajes lo hace en la modesta escuela de su pueblo. Fue educado por su tío Jose del Rosario Ayala, hermano de su madre, doña Manuela Ayala . Con sacrificios completa sus estudios en 1909; recibiendose de Doctor en Derecho con una tesis cuyo título y tema no estan de acuerdo los autores; segun Justo Pastor Benitez la tesis verso sobre “Fuerzas espontaneas y fuerzas racionales de la sociedad” segun Willian Belmot Parker la misma fue  sobre “La Soberania Popular”. En 1911 derrotado en los comicios viaja a Europa en donde permanecería hasta 1919 desde ahi escribe, varios libros como; “El Paraguay visto desde Europa” y “El Homestead” publicados en Berlin. “Migraciones”, “El materialismo histórico” y “El Eugenismo” escritos en Zurich – Suiza.

En los mejores  centros de cultura europea no dejarán de convocar su nostalgia tanto su aldea natal, como su madre a quien guardaba un afecto sin paralelo en su vida. Tres sentimientos apretaban su alma; el recuerdo de su madre, de su patria y el de su valle con patos y sus estanques de agua y su calma. En Saint-Moritz al borde de un pequeño lago carente de perspectiva escribía;

“Es como el estanque de agua construido en el suelo, cerca de los pozos en mi aldea natal, para abrevar los patos”

Mas que con una realidad y similitud objetiva, dicha referencia puede tener indudable connotación subjetiva y nostálgica. Tales recuerdos los va a repetir y consignar una y otra vez en sus cuadernos de notas intimas. 

Me acuerdo de mi pueblo natal, de mi madre, de mi patria. Tan lejos de ellos, solo sumergido en la soledad, ignorado. Las primeras ilusiones de mi juventud me acarician dulces y vagas, mis desengaños  se destilan en mi como gotas amargas. Siento una nostalgia intensa por mi patria.”

En 1909 es llamado por el Presidente electo Don Manuel Gondra para confiarle el Ministerio de Hacienda. Así el 22 de junio parte de Zurich con destino a la Patria. Su viaje de regreso dura aproximadamente seis meses. Durante ese periodo escribe un diario de viaje lleno de romanticismo y de anonadantes recuerdos. Viaja por Lyon, Motpellier, Barcelona en donde permanece mas de cuatro meses. Luego llega hasta Lisboa, donde al cabo de unos días, se embarca en el “Orcama”. En Palmas de Mallorca describe el exotismo y colorido de los mercaderes y vendedores ambulantes en el puerto donde se halla anelado el barco en el que viaja. El 29 de noviembre desembarca en Río de Janeiro, una de las mejores playas que haya visto según su diario. A mediados del año 1920 por fin llega hasta su país después de 9 años de permanencia en el viejo mundo.

En 1923 reemplaza en la presidencia al Dr. Eusebio Ayala siendo elegido presidente provisorio por voto del Congreso. Luego la Convención del Partido Liberal lo promueve candidato a la presidencia de la República en donde seria ungido con el voto popular  para la Presidencia de la República para el periodo 1924 – 1928.

Durante su gobierno, estabiliza el signo monetario, logra el equilibrio presupuestal, cancela la deuda interna acumulada; los funcionarios públicos perciben sus haberes regularmente cada mes, al cabo de muchos años reanuda el pago a los servicios externos, construye grandes obras públicas como el puerto, puentes, impulsa la producción nacional, mejora la cultura, funda fortines. Con los superavit registrados por primera vez en muchos años adquiere material bélico (dos cañoneras y posteriormente aviones Potez) en vista a la agravación del conflicto con Bolivia.

Dada su reconocida honestidad, nunca busco ventajas de ninguna índole para su acervo personal, ni se prestó ni escucho jamás las pretensiones de quien fuere, que no se compadecieran con los mas altos, primarios e insoslayables intereses del país.

“Yo solo quiero trabajar, quiero servir a mi país y cuanto he hecho ha sido impulsado por ese anhelo fundamental”  decía en un mensaje presidencial.

Fundó además la Oficina de Cambios para fiscalizar y regular la compra de moneda extranjera. La misma sirvió de base para el futuro Banco Estatal.

Logro el retorno de la oposición a la vida cívica. Dejando inclusive que el Partido Colorado dicte la ley electoral siendo el partido de oposición a su gobierno. Termina su periodo con grandes honores para luego continuar rigiendo el Tesoro Nacional.

El 24 de Octubre de 1930 fallece en un terrible incidente pasional. “A consecuencia de una herida recibida en un incidente de carácter privado, falleció ayer a las 2.25 p.m. el Dr. Eligio Ayala” decían los diarios de Asunción en su edición del 25 de octubre de 1930. 

Enorme tristeza en el adiós a uno de los más eficientes ministros de Hacienda y Presidente de la Nación que hasta ese momento vislumbraba el siglo XX.

Era hombre, en todo y por todo; seguramente no volveré a ver otro igual. Shakespeare – Hamlet

Los Etruscos

Cuando los griegos, en su expansión comercial y colonizadora, se dirigieron hacia las costas del Mediterráneo occidental – zona barbara  y atrasada para gente tan refinada como ellos – se sorprendieron al hallar en las costas de la Peninsula Itálica un pueblo cuya civilización se mostraba tan avanzada, que poco o casi nada tenia que envidiar a la suya, ni en lo material ni en lo espiritual. Se trataba de un pueblo surgido de la nada que acabó siendo absorvido por los romanos. Sepulcros, lapidas,pinturas y adornos funerarios son los vestigios más comunes que han llegado hasta nuestros días en forma física, pero lo que mas sorprende de su legado es su cultura.

Aun así, posiblemente no ha existido ningún pueblo europeo que fuera tan maltratado como el etrusco, cuya herencia ha sido tan sistemáticamente destruida. Pareciera como que la posteridad se hubiera empeñado en borrar el recuerdo de una nación que, en su tiempo escribió con su acción pionera el primer gran capitulo de la historia de occidente.

La Etruria, el pueblo llamado etrusco por los romanos, habito parte de Italia Central, al oeste de la Cordillera de los Apeninos, territorio limitado al norte por el río Arno. Un país ameno y de constitución pintoresca favorecido por la abundancia de sus recursos naturales. 

Los etruscos se diferenciaban de todos los demás pueblos, no solo por su lengua; que algunos sostienen que se trataba de una lengua mixta con conexiones itálicas. El alfabeto etrusco contaba de 26 letras, derivadas de las griegas y generalmente se escribía de derecha a izquierda. Además se diferenciaba por su genero de vida y sus costumbres. Del cual Roma adopto grandes descubrimientos como el arco y la bóveda además de métodos para la planificación de ciudades.

Asi también, era un pueblo movido por el erotismo con sus orgías publicas y por las supersticiones. Tito Livio afirmaba que eran muy dados a las practicas religiosas y que La Etruria era “el principio y madre de todas las supersticiones”.  Mucho de esto heredaron los romanos.

Fueron los Etruscos los primeros en usar el “cognomen” o apellido, que después sería una costumbre latina y que posteriormente, pasaría al mundo occidental.

Sus jóvenes eran educados por la cultura helénica  y sus mujeres gozaban de  gran consideración social tanta que podían dar opiniones políticas y decidir, su economía estaba ligada a la venta de metales considerados preciosos por griegos y fenicios además de su tan valorada artesanía.

¿Vida Feliz la de los Etruscos?

Todo esto nos indica que debió ser así. Pocas preocupaciones economicas, buen gusto que se manifestaba en la decoración de sus casas y en sus ceremonias privadas. Un pueblo instruido pero  derrotado una y otra vez por adversarios mas fuertes aunque menos cultos.

Etruria alcanza la cima de su desarrollo en los siglos VII y VI. A partir de este último entra en decadencia, en un declive del que no se recupera hasta su absorción por Roma.

Desaparecieron poco a poco tomados por Roma que se encargo de titular a su propio nombre todas las conquistas etruscas.

Cartago y su reina Dido

Cartago fue en la Antigüedad una próspera ciudad y una verdadera potencia de su tiempo que se enfrentó a la gran Roma en las concidas como “guerras púnicas”.  El Origen de Cartago hay que buscarlo en un grupo de fenicios, que procedentes de Tiro llegaron al norte de África y fundaron una nueva ciudad aproximadamente en el siglo XIII a. C. con el nombre de Qart Hadast. Pero, aunque interesante, la prosperidad de Cartago y su desarrollo no me apasionan tanto como su origen. Ya  que la historia de su fundación ha estado durante casi tres mil años envuelta en leyendas de amor, engaño y justificación. Varios de estos mitos han sobrevivido y llegado a nuestros días a través de la literatura griega y latina. Según estas leyendas; la ciudad de Cartago fue fundada por la reina Dido (Elisa o Elissar) quien salió de Tiro huyendo del asesino de su esposo, su hermano menor, Pigmalión que quería a toda costa, convertirse en el nuevo rey de Tiro. Dido con su exilio habría evitado que su pueblo llegara a una inevitable guerra civil.

Siguiendo con la leyenda – que ha sido adulterada por algunos escritores clásicos latinos – Pigmalión, ambicionaba el tesoro de Siqueo, esposo de Dido, la obligó a que le revelase la ubicación de dichas riquezas. Dido engañó a Pigmalión indicándole un falso lugar y éste primero asesinó a Siqueo y después buscó la fortuna, mientras Dido lo desenterraba y huía con el tesoro y sus seguidores. Embarcó y navegó hasta llegar a la región habitada por los libios, donde solicitó al rey local tierras para fundar una ciudad pero, reacio a la intrusión, solo le concedió el terreno ocupado por una piel de toro. Dido, mujer ingeniosa, cortó la piel en finísimas tiras y así delimitó una gran extensión e hizo construir una fortaleza llamada Birsa, que más tarde se convirtió en la ciudad de Cartago.

Virgilio poeta romano, en su “Eneida” en el siglo I a. C, mezcló en su epopeya esta leyenda con la realidad, a la manera de los legendarios mitos griegos de los poetas épicos -como Homero o Hesiodo-, en los que los hombres destacados aparecen como héroes de grandes hazañas que se entremezclan con la intervención de los dioses y con elementos trágicos conducidos por la acción de la fatalidad del destino.

Así eran los mitológicos relatos homéricos, los más antiguos del pasado griego. Pero los romanos envidiosos de todo lo griego tambien quisieron tener su propia leyenda para el origen de Roma. Es notable como tomaban todo de Grecia y se apropiaban de ello. El texto de la Eneida resulta casi una transcripción de los poemas homéricos a partir de la guerra de la destrucción de Troya. Así pues, Virgilio creará la Eneida para, además de complacer y vanagloriar al emperador Augusto por pacificar el Imperio (siendo uno de los primeros ejemplos de propaganda política en la Historia), atribuir un origen legendario a Roma creando el mito de Eneas.

El mito de Eneas presenta a éste como un héroe troyano que tras la destrucción de Troya quemada por el ejército aqueo, huye con el objetivo de llegar a las costas del Lacio para fundar una nueva Troya. La aventura peregrina de Eneas dura siete años, hasta que es acogido en el emergente reino de Cártago, gobernado por Dido o Elisa de Tiro, la primera reina de Cartago. Los dioses-Venus y Cupido- intervienen y Dido se enamora perdidamente de Eneas. Según la Eneida , la huida de Eneas de los brazos de Dido, se produce por voluntad de los dioses. Pero Dido, tras la partida de Eneas y mortalmente herida de amor, se quita la vida, maldiciendo antes a toda la estirpe venidera de Eneas y clamando el surgimiento de un héroe vengador. De esta forma Virgilo creaba un magnífico melodrama cuyo argumento justificaría en el futuro la eterna enemistad entre dos pueblos hermanos, el de Cartago y el de Roma, lo que devendría en las guerras púnicas.

Es notable, desde antaño, tal vez la pasión, el amor o simplemente las mujeres, determinában el rumbo de la historia.

“Roxana” la mujer que Alejandro Magno amo

Oí hablar mucho sobre  El rey Alejandro III de Macedonia, conocido universalmente como Alejandro Magno o Alejandro el Grande, y remontándome a mis lecturas, conocí  la esencia de su personaje,  cuyas hazañas y méritos fueron tan importantes en el contexto de su época.

Pero esta vez tenia sed de conocer otros aspectos de la vida de Alejandro, ya conocía sobre sus batallas y sus grandes conquistas ya sabia de su pasión por el poder y por hacer conocer a los bárbaros el placer de vivir como  hombres libres me intrigaba el carácter y la vida de Alejandro.  Pero, ¿Que mas me podía contar  la historia? En mi afán por conocer entendí que como muchos personajes históricos el también sufrió (como es casi inevitable)  que su recuerdo se haya envuelto entre la realidad y la leyenda. Descubrí a un Alejandro firme como guerrero pero confuso con sus pasiones. esto me llevo a una intriga y me encontré con  un Alejandro distinto.

Fue con Joséphine Dedet y con su obra  “Roxana el ultimo amor de Alejandro Magnoen donde me encontré con rey macedonio con un cariz distinto. Esta  reconocida novelista histórica, autora, entre otros libros, de Géraldine, reine des Albanais recrea una parte de la vida de Alejandro Magno minimizada en la historia, existente en el recuerdo de unos pocos. Recrea al macedonio en medio de sus confusas pasiones y lo describe  con sólo veinte años cruzando el Helesponto. Alejandro, que solo cuatro años después es dueño de Asia Menor, las provincias de Fenicia, Siria, Etiopía y capitales imperiales persas . Avanza hacia el oriente y sitia Aornos, uno de los últimos bastiones de la resistencia y allí, inesperadamente, se enamora de Roxana, la deslumbrante hija del sátrapa de Bactriana.

Esta novela histórica relata cómo la joven Roxana, de prisionera se convierte en la amiga y la amante. Será la madre del hijo del Conquistador y lo seguirá en todas sus campañas. A través de la mirada de esta mujer enamorada viví los últimos años del reinado de Alejandro.

Esta novela, está escrita como un diario de vida de la reina, y a travez de sus paginas conocí los acontecimientos que marcaron la etapa culminante en la vida del gran macedonio y en especial los detalles de la campaña militar a la India. Pero por sobre todo, me permitió acceder a aspectos poco conocidos de la cotidianidad de Alejandro ademas de su compleja personalidad.

Me encontré con varias preguntas, ¿Por qué el macedonio era a veces cruel y en otras profundamente compasivo?, ¿qué clase de relación tenía con Hefestión?, ¿por qué le gustaba proyectar una imagen de asceta pero no dudaba entregarse a los mayores excesos? A estas preguntas, y muchas otras, encontré respuesta leyendo las memorias de una mujer de gran belleza, que supo conquistar el corazón del guerrero y transformarse en su compañera, confidente y consejera, pero que al mismo tiempo se ganó la enemistad del círculo de poder cercano a Alejandro y que finalmente sucumbió a las intrigas y traiciones de la corte.

Les recomiendo tomarse el tiempo para revivir con la lectura de este libro los últimos viajes, hazañas y victorias del Magno de la Historia y así disfrutar a   través de la narrativa que nos ofrece Josephine una fabulosa historia de amor, pasión y entrega.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑