Polvareda que pesa como arena mojada,
que huele a azufre,
sabe a nectar.

Que nubla ojos,
ensucia oidos.

Que crece y decrece en mi pantano cercano.

Sobrevuelan  tormentos.

Humedos, sonoros, oscuros. Pantano tan cercano que invita a oler olvido.

Tocan mis pies barro que se mete en las ranuras de mis uñas.

Quietas estan las sombras que escucho.

las huelo rehuir, buscar otros cuerpos.

las veo olvidar.

Y mientras la niebla se estira y baila en el vacío, algo se evapora mientras miro.

Anuncios