Ciertamente el género poético, no llamaba mucho a mi inspiración hasta que me atreví a intentarlo.

¿Para qué escribir poesía? Argüía y claro está ; las letras lo llevan a uno a pasear y transitar por todos los géneros cuando se practica poseer uno de los talentos más longevos, escribir.

Tomo prestada las posibles respuestas que el escritor uruguayo Eduardo Espina dejó pronunciadas al respecto en su conferencia sobre la poesía y sus fundamentos.

“La poesía es un pensar para existir, un modo de reflexión que ocupa una doble existencia; la del ser que escribe y la de la escritura. Se escribe poesía porque hay alguien que tiene algo que decir, o se siente solo y sale de su solipsismo en la libertad vigilada de las palabras, porque un hombre se enamora y una mujer quizá lo espera y espera un lenguaje transformado, y se escribe poesía por nostalgia, tristeza o felicidad, sin que los estados de ánimos coincidan y terminen reflejándose con claridad en la página, lugar idóneo para aplicar a la existencia imperfecta un deseo imaginado”

Hoy, invadida de esa “libertad vigilada de las palabras”, me lanzo al ingenio y a la aventura de hacer poesía.

Campos de Afrenta

¿Qué es la poesía para el alma?
Cálido sosiego de las pasiones encontradas.
En las lineas de mis versos recojo el alivio,
cuando la ausencia colma las noches trémulas. 
                                        ***
El atino de mis versos a la agonía, a la desazón, a la herida
expulsan del alma el calor de la llaga,
aplaca, atempera, suaviza, mitiga.
esconde el oprobio, allana de melancolía.
                                         ***
En los campos de afrenta encuentro frescura,
la pena ya no alcanza, ¡cantemos a la alegría!
 
Anuncios