Cuando los griegos, en su expansión comercial y colonizadora, se dirigieron hacia las costas del Mediterráneo occidental – zona barbara  y atrasada para gente tan refinada como ellos – se sorprendieron al hallar en las costas de la Peninsula Itálica un pueblo cuya civilización se mostraba tan avanzada, que poco o casi nada tenia que envidiar a la suya, ni en lo material ni en lo espiritual. Se trataba de un pueblo surgido de la nada que acabó siendo absorvido por los romanos. Sepulcros, lapidas,pinturas y adornos funerarios son los vestigios más comunes que han llegado hasta nuestros días en forma física, pero lo que mas sorprende de su legado es su cultura.

Aun así, posiblemente no ha existido ningún pueblo europeo que fuera tan maltratado como el etrusco, cuya herencia ha sido tan sistemáticamente destruida. Pareciera como que la posteridad se hubiera empeñado en borrar el recuerdo de una nación que, en su tiempo escribió con su acción pionera el primer gran capitulo de la historia de occidente.

La Etruria, el pueblo llamado etrusco por los romanos, habito parte de Italia Central, al oeste de la Cordillera de los Apeninos, territorio limitado al norte por el río Arno. Un país ameno y de constitución pintoresca favorecido por la abundancia de sus recursos naturales. 

Los etruscos se diferenciaban de todos los demás pueblos, no solo por su lengua; que algunos sostienen que se trataba de una lengua mixta con conexiones itálicas. El alfabeto etrusco contaba de 26 letras, derivadas de las griegas y generalmente se escribía de derecha a izquierda. Además se diferenciaba por su genero de vida y sus costumbres. Del cual Roma adopto grandes descubrimientos como el arco y la bóveda además de métodos para la planificación de ciudades.

Asi también, era un pueblo movido por el erotismo con sus orgías publicas y por las supersticiones. Tito Livio afirmaba que eran muy dados a las practicas religiosas y que La Etruria era “el principio y madre de todas las supersticiones”.  Mucho de esto heredaron los romanos.

Fueron los Etruscos los primeros en usar el “cognomen” o apellido, que después sería una costumbre latina y que posteriormente, pasaría al mundo occidental.

Sus jóvenes eran educados por la cultura helénica  y sus mujeres gozaban de  gran consideración social tanta que podían dar opiniones políticas y decidir, su economía estaba ligada a la venta de metales considerados preciosos por griegos y fenicios además de su tan valorada artesanía.

¿Vida Feliz la de los Etruscos?

Todo esto nos indica que debió ser así. Pocas preocupaciones economicas, buen gusto que se manifestaba en la decoración de sus casas y en sus ceremonias privadas. Un pueblo instruido pero  derrotado una y otra vez por adversarios mas fuertes aunque menos cultos.

Etruria alcanza la cima de su desarrollo en los siglos VII y VI. A partir de este último entra en decadencia, en un declive del que no se recupera hasta su absorción por Roma.

Desaparecieron poco a poco tomados por Roma que se encargo de titular a su propio nombre todas las conquistas etruscas.

Anuncios