Hace dias despertabamos con la noticia de que la Presidenta argentina CFK oficializaba su intención “proteccionista sobre  la producción hidrocarburifera” con el envío al senado argentino del proyecto de ley  que declara de “utilidad pública” a la producción hidrocarburífera y expropia el 51% de las acciones de Yacimientos Petrolificos Fiscales “YPF”. Hoy el proyecto enviado por el Poder Ejecutivo, es analizado por el senado argentino, el cual comenzó a debatir  con el apoyo de la bancada oficialista y de algunos bloques de la oposición, como el radicalismo y el FAP.

En su discurso sobre la comunicacion oficial del envio del proyecto al Senado escuchaba a la Presidenta mencionar “el respeto a la soberania de otros paises” ¿Que respeto a la soberanía de los países Presidenta? Independientemente de que Repsol sea una empresa privada española y no responde directamente a los intereses del Gobierno español, esta visto que muchos inversionistas españoles se verían afectados con esta expropiación y por ende el Gobierno español respondería por este daño a “su soberanía”. Claro esta que la intención argentina fue la de proteger sus recursos, pero era este el debido proceso?. Las consecuencias son contundentes.

Argentina se defiende y dice que “protegen sus recursos y que debían actuar”. No es cuestión de merecer el castigo si del “como” de lo conducente. CFK habla de soberanía energética, de soberanía de las malvinas tambien pero  ¿tienen sustento jurídico  sus argumentaciones?.Mientras tanto The Wall Street Journal propone que los “países civilizados” expulsen a “la Argentina ladrona” del G-20 hasta que la presidente Cristina Fernández se digne a “comportarse como un jefe de Estado de verdad, y no como un matón.

Oppenheimmer en su articulo “Argentina ¿A contramano del mundo?” refería que lo haya querido así o no, la decisión de la presidenta argentina CFK de nacionalizar la mayor compañía petrolera de su país ha hecho que Argentina sea vista en gran parte del mundo como un país que se ha pasado plenamente al bando populista “bolivariano” de Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua.

Es evidente que esta decision aisla completamente a Argentina de los paises de plena expansión. Ademas de limitar claramente sus posibilidades en torno a Las Islas Malvinas. El modo en que se resolvió la expropiación de YPF, además  de provocar este rechazo y consecuente aislamiento, complicó el tramado que el gobierno kirchnerista venía haciendo en el plano internacional. Y por supuesto, para no olvidar seran las represalias económicas que vendran por parte de España y EE.UU.

Siguiendo las palabras del comisario de comercio europeo “Argentina ha creado un terremoto en la comunidad empresarial internacional. Las consecuencias para su propio desarrollo económico se sentirán durante mucho tiempo”.

Veremos entonces, si : “preocupa poco cómo los ve un grupo de empresarios españoles”.

Anuncios