Ese día te levantas, desayunas y sales para la oficina aun sin percatarte de que será uno de esos días… te alistas a  la calle y de repente  todo a tu alrededor grita “te amo”, hay una invasión de seres acorazonados a tu alrededor y misteriosamente todos tienen cara de peluche… Por supuesto no podemos  obviar los enormes arreglos  florales que llegarán de sorpresa a tu oficina para adornar el cubículo de tu compañera de al lado que nunca la pego una pero justo este año se agarro uno…

Y entre todas estas expresiones de amor desenfrenado y criaturas rosadas te encuentras tú, que acabas de terminar una relación amorosa con la persona que creías que sería tu media naranja y al final de cuentas se volvió en un limón mutante. Y entonces recuerdas las operaciones encubiertas a las que te alistaste; limitar los accesos de llanto en público y recordar cuantas veces sea necesario la letra de “I will survive”.

Ahora es cuando me pregunto. San Valentin.. ¿Santo? De donde salio esta mezcla de angel y demonio que favorece a unos y tortura a otros?

Entonces me aliste y me puse a investigar. En este proceso me encontré con varias teorias; algunos decían que es una fiesta cristianizada del paganismo, ya que en la antigua Roma se realizaba la adoración al dios del amor, cuyo nombre griego era Eros y a quien los romanos llamaban Cupido. Observe que en esta celebración se pedían los favores del dios a través de regalos u ofrendas para conseguir así encontrar al enamorado ideal. Otros decían que  hace muchos siglos, fue tradicional en Inglaterra la “fiesta de los valentinus”, donde se elegían a hombres y a mujeres para que formaran pareja y que muchas de estas parejas se convertían en marido y mujer y conseguían la felicidad de pareja que se espera encontrar y así consolidar el Día de San Valentín.

Después de leer todo esto lo único que se me vino a la mente fue.. Esta celebración ¿no es acaso una para solteros? Osea para pedir amor y no para celebrarlo o sentir su ausencia? y si es así ¿por que rayos cambiaron el contexto? ¡Que malditos!

Por supuesto que al final de mi lectura termine reflexionando que San Valentin y Cupido nada tenian que ver con que haya llegado mal el mensaje…  así que no tenemos porque considerarlos malditos. La posteridad se encargo como siempre de tergiversar el concepto y de manejarlo de acuerdo al mercado, convirtiendo al 14 de febrero día de la ejecución del Sacerdote San Valentin en el día mas esperado por las parejas y el más odiado por las solteras.

¿Que ironia no?

Así que lamentablemente “San Valentin” seguirá siendo por mucho tiempo mas para algunas “San” por SANTO y para otras por SATAN.

Anuncios